Gracias por seguir este blog

BIENVENIDOS AL BLOG AULA DE PAZ

sábado, 18 de abril de 2009

CARLOS OSORO SIERRA AULA DE PAZ HONORIFICO CAMIN DE MIERES



El arzobispo Carlos Osoro culminó ayer su jornada inaugural en la capital valenciana, rodeado de gaiteros, con el título de hijo adoptivo de Oviedo. Entre Gabino de Lorenzo, alcalde ovetense; el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps; la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, todos del PP, el último arzobispo de Oviedo recibió la distinción con «orgullo» por lo que significa la capital asturiana «en la historia de España». Hoy tomará posesión de su nueva sede eclesiástica.


Nace el 16 de mayo de 1945 en Castañeda (Cantabria).



Realizó estudios de magisterio, pedagogía, matemáticas y obtuvo también el título de Instructor elemental de Educación Física. Finalizada la carrera de magisterio ejerce la docencia en Santander en el Colegio La Salle.



Ingresa en el Seminario para Vocaciones tardías "Colegio Mayor El Salvador" en Salamanca y tras realizar los estudios eclesiásticos es ordenado sacerdote por Mons. Juan Antonio del Val Gallo asistido por Mons. José María Setién Alberro, en la parroquia santanderina de la Bien Aparecida el 29 de julio de 1973.


Su primer destino fue la Parroquia de la Asunción de Torrelavega (Cantabria), formando parte del equipo sacerdotal, y trabajando preferentemente en el campo de la pastoral juvenil. Es profesor de Instituto, director de la "Casa de los muchachos".


Fue profesor de la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado "Sagrados Corazones", dependiente de la Iglesia y adscrita a la Universidad de Cantabria.


En 1975 es nombrado Secretario General de Pastoral de la Diócesis, Delegado de Apostolado Seglar, Delegado Episcopal de Seminarios y Pastoral Vocacional y Vicario General de Pastoral.



En 1976 se unifican la Vicaría General de Pastoral y la Administrativo-jurídica y es nombrado Vicario General de la Diócesis, cargo en el que permanece hasta 1994.


En 1993 es nombrado Canónigo de la Santa Iglesia Catedral Basílica de Santander. En 1994 el Cabildo de la Catedral lo elige Presidente.


En el mismo año es nombrado Rector del Seminario santanderino de Monte Corbán, donde inicia la reapertura del mismo y su consolidación, cargo en el que permaneció hasta 1997.


En 1996 es nombrado Director del centro Asociado del Instituto Internacional de Teología a Distancia y Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "San Agustín", dependiente del Instituto Internacional y de la Universidad Pontificia de Comillas.


Su Santidad Juan Pablo II le nombra Obispo de Ourense el día 22 de Febrero de 1997, recibiendo su ordenación episcopal en la Santa Iglesia Catedral-Basílica de San Martín de Ourense por el Excmo. y Rvdmo. Monseñor Lajos Kada, Nuncio de su Santidad en España, acompañado por los arzobispos Monseñor Julián Barrio Barrio, de Santiago de Compostela, Monseñor Gabino Díaz Merchán, de Oviedo), y los obispos monseñor Juan Antonio del Val Gallo, Obispo emérito de Santander; Monseñor José Diéguez Reboredo, de Tuy-Vigo; y José Vilaplana Blasco, Obispo de Santander, entre otros obispos concelebrantes.


El 7 de enero de 2002 el Papa lo designa Arzobispo Metropolitano de Oviedo, de cuya diócesis toma posesión el 23 de febrero de 2002, acompañado de treinta y siete obispos.


Es miembro del Comité ejecutivo de la Conferencia Episcopal para el trienio 2.005-2.008.



Gabino de Lorenzo, en un sencillo acto en el colegio donde pasó su primera noche valenciana Osoro, destacó del prelado cántabro «la humildad, la bondad y la entrega al ejercicio de su responsabilidad como arzobispo» en Asturias.



«Cercano, afable, se ha ganado la admiración y el afecto de los ovetenses y pronto llegó a identificarse de manera extraordinaria con nosotros», recalcó De Lorenzo, que no se olvidó de resaltar la cercanía de Osoro «hacia los más desfavorecidos». «Le ha valido el reconocimiento de la sociedad asturiana», señaló el Alcalde, que le concedió el título de hijo adoptivo para dejarlo «vinculado a la ciudad para siempre».



En una distendida intervención con su tono coloquial, el alcalde ovetense repitió lo que hace siete años a él le habían dicho colegas gallegos cuando Osoro llegó de Orense a Oviedo. Mirando a Camps y a Barberá: «Menudo arzobispo que os llega, y que lo disfrutéis por mucho tiempo».



Osoro respondió al «cariño especial» que le mostró el regidor ovetense: «Un hombre que entendió que la Iglesia cumple una función social», y dijo haber disfrutado mucho de la capital. «Me habéis aportado algo propio de todos los asturianos, el gran corazón que sabe acoger a todos los hombres, salir de sí mismo y mirar hacia fuera. Muchas gracias».



Las gaitas de Oviedo con el «Asturias, patria querida» culminaron un acto de poco menos de un cuarto de hora y después de que, por primera vez, se reuniera en privado el nuevo arzobispo de los valencianos con sus máximas autoridades.



Carlos Osoro será desde hoy el arzobispo número 45 de la archidiócesis valenciana, en la que ha tenido tres antecesores santos y, también, dos que han llegado a Papas. Más de sesenta obispos y el nuncio lo acompañarán.



Valencia



«Emotivo cien por ciento. Muy entrañable», comentaba un sonriente y satisfecho José María Varas Baizán, presidente de la Cofradía de la Hermandad de Jesús Cautivo, que había llegado a Valencia con un autobús de fieles asturianos, once de Gijón y diecinueve de Oviedo, para acompañar al arzobispo Carlos Osoro, no sólo al recibir el título como hijo adoptivo ovetense, sino también en su entrada hoy en la Catedral valenciana, para la que harán un paseíllo los 46 gaiteros asturianos.



La Hermandad de Jesús Cautivo, que salió en autobús a primera hora de la mañana del viernes de Asturias, con detención de la Guardia Civil en el Huerna incluida, llegó a la capital del Turia con verdadero ánimo festivo. Con ellos viajaban el canónigo de la Catedral ovetense, José Franco, y el párroco de Pola de Siero, Juan Bautista Sánchez. En Valencia los recibió el párroco del Cristo, Francisco Javier Suárez, encargado por Osoro de tareas preparatorias en su nueva sede. En solapas y estandartes proliferaban ayer por Valencia las banderas de Asturias.



Entre los asistentes se encontraban sacerdotes asturianos como Fernando Llenín, Manuel Fanjul, Jorge Fernández Sangrador, el padre Ángel García, de Mensajeros por la Paz, y Rafael Ríos, responsable del Opus Dei en Asturias. De la Iglesia valenciana, mezclados entre los asturianos, estaban los tres obispos auxiliares: Esteban Escudero, Eugenio Benavent y Salvador Jiménez. Osoro, con un semblante de felicidad y radiante, sonreía a todos.







3 comentarios:

  1. JOSE RAMON, PASE A SALUDARTE, TE DEJO UN FUERTE ABRAZO Y TE DESEO UN LINDO FIN DE SEMANA.
    GRACIAS POR ACOMPAÑARME.

    ResponderEliminar
  2. Amigo é aquela pessoa que o tempo não apaga,
    que a distância não esquece,
    que a maldade não destrói.

    É um sentimento que vem de longe,
    que ganha lugar no seu coração
    e você não substitui por nada.

    É alguém que você sente presente,
    mesmo quando está longe...
    Que vem para o seu lado quando você está sozinho
    e nunca nega um sentimento sincero.

    Ser amigo não é coisa de um dia,
    são atos, palavras e atitudes
    que se solidificam no tempo
    e não se apagam mais.
    Que ficam para sempre como tudo que é feito
    com o coração aberto.

    Um bom domingo e uma semana cheia de amor e carinho para você e toda tua família
    Um abraço do amigo
    Eduardo Poisl

    ResponderEliminar
  3. Hola José Ramón, he pasado a dejarte un saludo y a desearte un feliz domingo!!!!Un abrazo

    ResponderEliminar