Gracias por seguir este blog

BIENVENIDOS AL BLOG AULA DE PAZ

martes, 31 de marzo de 2009

DEAN ÁNGEL PANDAVENES PREMIO AULA DE PAZ CAMIN DE MIERES

El deán de la catedral, Ángel Pandavenes, el hasta ahora arzobispo de Oviedo Carlos Osoro y el concejal de Cultura de Oviedo José Suárez Felechosa.



El coordinador del proyecto de estudio del Santo Sudario, el ingeniero e investigador, Guillermo Heras, anunció ayer que se «está trabajando en un software específico para comparar el santo sudario con la sábana de Turín». No será una realidad inmediata, puesto que tal y como indicó el experto «el desarrollo, que llevan a cabo en Italia, es costoso y complicado». Hasta ahora venían trabajando con programas informáticos genéricos.


Según mantienen los investigadores, la Sábana Santa de Turín, datada en el siglo XIV, y el Santo Sudario, al que la prueba del carbono 14 sitúa en el VII, albergaron el cuerpo sin vida «de la misma persona». En la actualidad, y tras chocar con los dictados del carbono 14, se centran en hallar pruebas escritas y continuar con las comparaciones.


Heras comentó este nuevo medio de investigación durante la presentación del libro que recoge las actas del II Congreso Internacional sobre el santo sudario, un acto en el que también intervino el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo, José Suárez Arias-Cachero, el hasta ahora arzobispo de Oviedo, Carlos Osoro el deán de la catedral, Ángel Pandavenes. Este último agradeció la apuesta de Osoro y el «permiso», para que pudieran continuarse, con la celebración del II Congreso, los estudios que el próximo 8 de noviembre cumplirán 20 años. Entre el primer y el segundo congreso 13 años de diferencia. «Fuimos los cuartos que nos centramos en esta investigación», comentó Heras, quién aseguró que no se trataba de un deshonor sino que las experiencias previas les habían permitido «tener el valor del contraste». «Podemos presumir de haber ampliado la investigación científica», añadió.


A este respecto también quiso referirse Carlos Osoro quién remarcó el carácter científico de las investigaciones que se han llevado a cabo, «muy científicas», esgrimió. Este acto, uno de los últimos del arzobispo, sirvió además para remarcar el interés personal que Osoro ha tomado en el estudio del santo sudario: «En Valencia, mi nuevo destino, está el Centro Español de Sindonología y si desde Oviedo se quiere continuar, desde Valencia seguiremos trabajando».


La despedida

El momento actual, tras la presentación del libro es el de la espera. Una vez publicado, tocará decidir si el trabajo realizado permite continuar con el proceso que se inició hace dos décadas. «Esperamos que aún haya muchos años más de investigaciones ya que es un gran reto que los científicos de la generación siguiente, que ahora tienen 30 años, puedan proseguir con el proyecto», comentó Heras. Por su parte, Osoro que había inaugurado y clausurado el II Congreso dijo que «no puede haber mejor excusa para volver a Oviedo», sin duda pensando ya en su próxima marcha a Valencia.


Este acto, no obstante, no es el último de Osoro, lo será el Domingo de Pascua. «Mi gran acto es toda la Semana Santa en la que estaré presidiendo todas las celebraciones, me despediré el Domingo de Pascua, y ese será mi final». Antes de ello, el arzobispo quiso recordar la «unión» entre la Iglesia y Oviedo, «en el pasado y en los momentos actuales». Para ello se refirió a la aportación que desde el arzobispado se hizo al pasado 'Año de las cruces'. en el que se invirtieron por parte de entidad religiosa 117.000 euros. «No se puede entender Asturias sin la iglesia».


El libro, 'Oviedo relicario de la cristiandad. Actas del II Congreso Internacional sobre el Santo Sudario' ha tenido «algunos problemas de imprenta», comentó el deán. Estos problemas obligan a revisar uno a uno los 900 ejemplares editados. En total cada ejemplar cuenta con 723 páginas. «Se trata de un libro de peso, en todos los sentidos», bromeó Ángel Pandavenes.






-- Cómo le ha dejado el cuerpo su nombramiento?

--No lo esperaba. Se sorprende uno de que la gente confíe tanto en él como para optar al cargo. Me obliga a confiar en los demás de igual manera que ellos en mí.

-- Qué virtudes cree que han visto sus compañeros en usted?

--No lo sé. A lo mejor han tenido en cuenta que suelo ir a diario a la catedral. Siempre he estado disponible para hacer todo lo que me han encomendado, siempre trato de decir que sí. Quizá también que ya soy un poco mayor. Eso cuenta. O puede que fuera algo que yo mismo no he visto, una cuestión de carácter, de talante o de personalidad, de seriedad.

-- Qué es lo primero que va a abordar?

--Según los nuevos estatutos, habrá que elaborar el reglamento interior del cabildo. Es importante, porque el reglamento actual se ha quedado anticuado y en ciertos aspectos está en contradicción con los estatutos.

--Durante la elaboración de los estatutos, se comentó la necesidad de dar mayor visibilidad al cabildo. Cómo se va a concretar?

--Se trata de abrir la Catedral, igual que el obispo es el obispo de toda la diócesis y llega a todos los que puede. Ojalá pudiéramos hacer algo semejante. Somos la sede episcopal y, por lo tanto, deberíamos contemplar toda posibilidad de ayudar a los sacerdotes y a las parroquias, reunirnos y compartir muchas cosas. Es un aspecto de pastoral comunitaria. Es como si la Catedral fuera una parroquia abierta a toda la comunidad, la parroquia de toda Asturias.

-- Hay suficientes canónigos para abordar esa tarea?

--Sí, somos 18, y aunque algunos ya superan los 75 años, todos estamos bien y nadie rechaza echar una mano en todas las actividades. Siempre hay alguien dispuesto a aceptar esos encargos, y ese modelo, extendido a la comunidad diocesana, es válido. Además, si hay una colaboración con un arciprestazgo o una parroquias, seguro que los sacerdotes de esas parroquias se sumarían a colaborar con nosotros. Es más, esperamos que muchas actividades surjan a propuesta de ellos.

-- Les llegan ya muchas propuestas de ese tipo?

--No, aún no. Por eso mismo queremos abrirnos a las parroquias. Sí lo hacemos con Santa Eulalia, que es la patrona de la diócesis y a la vez da nombre a varias parroquias de toda Asturias, o con la Exaltación de la Santa Cruz en San Mateo. Lo que nos gustaría es que esos momentos no se limitaran a las solemnidades.

-- Le preocupa la falta de nuevas obras en el plan director?

--Tendremos una reunión el mes que viene con los arquitectos para estudiar la situación y abordar el futuro inmediato. Hemos recibido ayudas del Principado y de los ministerios de Fomento y Cultura, y lo agradecemos mucho. Pero es posible que necesitemos más, porque las obras --salvo las menores, que las hacemos nosotros mismos con los donativos-- de una Catedral siempre suponen muchos millones de pesetas, como pasaba con la torre y el claustro y pasa con el tejado. Necesitamos la ayuda de las instituciones. No se puede renunciar a proteger estas cosas antes de que la falta de cuidado las destruya. Por aquí pasan miles de personas. Sucede como con la enseñanza de la religión. No se puede decir que sobra, porque es echar abajo muchas cosas de nuestra cultura.

--Se mete en polémica.

--Hombre, yo creo que la Iglesia no trata de imponer nada, sino de que la religión sea opcional para quienes la pidan y de que se respete. Se habla de mayoría y el Gobierno pretende tener en cuenta a la gente. Pues yo creo que, estadísticamente, la mayoría pide religión y el Gobierno no escucha. Decide a su aire lo que quiere hacer, y me parece que ese desprecio lo puede pagar caro, no políticamente, sino socialmente, a medida que se desarrollen personas con otros valores. Y esto no debería depender de quién mande. Es un asunto que debe estabilizarse constitucionalmente.

--Al arzobispo le gustaría convertir la Cámara Santa en un centro de peregrinación, y no sólo en punto turístico. Es posible?

--Ese interés existe, y en el cabildo nos parece bien. Ojalá pudiera hacerse. Es posible hacer dos horarios, uno para turistas y otro para personas que además de ese motivo tienen otras razones para la visita. La Cámara Santa es un tesoro de reliquias y merece la pena que alguien se detenga a reflexionar y a orar en ella. Es un buen lugar para conseguir elevación interior. También puede hacerse una separación de espacios.

--La ciudad usa la Catedral como símbolo turístico. Se compromete con ella?

--Bueno, no está formalmente reflejado en ningún acuerdo, pero no nos oponemos. Al contrario, nos gusta que sea uno de los puntos clave. También nos parecería bien que naciera de las administraciones la iniciativa de ayudar.

-- Y los ciudadanos? Se portan?

--Sí. A veces, uno piensa que la aportación podría ser mayor, pero agradecemos mucho el gesto a cada persona que comparte con la Iglesia lo que le sale del corazón. Mi estilo sacerdotal siempre se ha visto fortalecido por la gente. Me mantengo porque estoy al servicio de la comunidad. Si ellos no estuvieran ahí, yo no sería cura. Estamos contentos, aunque la alegría siempre puede aumentar.




En la imagen, un momento del encuentro



El alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, con al deán de la Catedral, Ángel Pandavenes, quien le hizo entrega de un ejemplar del libro «Oviedo relicario de la cristiandad. Actas del II Congreso Internacional sobre el Santo Sudario». El Ayuntamiento colaboró en la organización del Congreso y patrocinó la edición de esta obra que recoge todas las ponencias.






5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hola,ante todo darle las gracias por entrar en mi blog.Felicidades por acercar a personas de gran interés sobre la Sabana Santa.Reciba mis saludos cordiales.Dios nos guarde.

    ResponderEliminar
  3. sigo tu blog, siempre encuentro cosas interesantes
    un saludo especial

    ResponderEliminar
  4. Sembremos aulas d e paz , a cada paso de nuestra vida!porque cada paso es un ejemplo que debemos dar...más que las palabras...los ejemplos!!porque el ejemplo por la paz, prenderá a nuestro alrededor

    ResponderEliminar
  5. Sin duda, un trabajo arduo, como todo lo que es investigación. Es un tema que siempre me cautivó.
    El libro sobre la Sábana Santa de J. J. Benítez me enseñó mucho pero me dejó muchos puntos oscuros, que alguna vez desvendaremos, por lo que deduzco de este trabajo.

    Abramos aulas de paz que falta nos hace.

    Recibe todo mi afecto en un fuerte abrazo

    ResponderEliminar