Gracias por seguir este blog

martes, 3 de marzo de 2009

JOSE LUIS GARCIA MARTIN PREMIO EMILIO ALARCOS LLORACH DE LAS LETRAS DEL AULA DE PAZ CAMIN DE MIERES


José Luis García Martín (Aldeanueva del Camino, Cáceres, 1950), profesor de la Universidad de Oviedo, es director de Clarín. Revista de nueva literatura y colaborador habitual de diversos suplementos culturales. Sus primeros libros de poemas fueron recopilados en el volumen Poesía reunida (1990); con posterioridad publicó El pasajero (1992) y Principios y finales (1997), así como las versiones poéticas de La biblioteca de Alejandría (1990). Más recientemente ha compendiado su obra poética en el volumen Material perecedero (1998).

Un libro de relatos, Gente conocida (1991); cuatro entregas de su diario, Días de 1989 (1989), Colección de días (1993), Dicho y hecho (1995) y Mentiras verdaderas(1999); y las piezas teatrales de Pretérito perfecto (1996) completan la labor creativa de García Martín.

Mayor eco han tenido en el mundillo literario sus antologías de poesía reciente, Las voces y los ecos (1980), La generación de los ochenta (1988), Selección nacional (1995), Treinta años de poesía española (1996), y La generación del 99 (1999) o sus libros de crítica literaria, La poesía figurativa (1992), Café con libros (1996), Cómo tratar y maltratar a los poetas (1996), Punto de mira (1997) y el último de sus libros, que acaba de publicar esta editorial, BIBLIOTECA CIRCULANTE (2000).

A su iniciativa y cuidado se deben también ediciones de Ramón de Campoamor, Juan Valera, Enrique Gómez Carrillo, Alfonso Camín o Leopoldo Alas, Clarín.

Residió en Avilés desde niño hasta principios de los ochenta, cuando se trasladó a Oviedo, donde obtuvo el título de Doctor en Letras y la plaza de profesor en la misma Universidad. Además de su dedicación a la poesía y a la crítica literaria hay que señalar su labor como animador literario en tertulias, como la Oliver en la cafetería Yuppi, de Oviedo y publicaciones diversas, entre las que cabe destacar la revista literaria Clarín, de la que es director.

Ha publicado más de medio centenar de obras entre libros de poesía, narrativa, teatro, traducciones y ediciones críticas. La mayoría de ellas en castellano, aunque también ha publicado en asturiano.

Su importancia como crítico literario ha ensombrecido, en cierto modo, su labor creativa. Es autor de algunas de las antologías y estudios más influyentes sobre la poesía española contemporánea.

Estilo

La poesía de García Martín está fuertemente enlazada con la poesía de la experiencia, corriente literaria de la que ha sido sin duda su crítico literario más representativo. Abundan en su obra las menciones a la tradición literaria, el culturalismo y el uso de referencias intraliterarias. En sus primeras obras estaba muy presente, asimismo, una imaginería poética y una ambientación de un marcado homoerotismo, en la línea de Francisco Bejarano o Luis Antonio de Villena; en sus obras más recientes, sin embargo, esta intensidad homoerótica ha ido desapareciendo para dejar paso al distanciamiento afectivo.




Obras [editar]

Narrativa [editar]

Gente conocida (1991)

En busca de Mario Milanesi (2000)

Sueño, fantasmagoría (2005)

La gruta del tesoro (2006)

Poesía [editar]

Marineros perdidos en los puertos (1972)

Autorretrato de desconocido (1979)

El enigma de Eros (1982)

Tinta y papel (1985)

Treinta monedas (1989)

Poesía reunida (1972-1990)

El pasajero (1992)

Principios y finales (1997)

Material perecedero (1998)

Al doblar la esquina(2001)

Mudanza (Poesía 1972-2003) (2004)

Poemas encontrados (2005)

Teatro [editar]

Pretérito perfecto y otras piezas breves (1996).

Crítica literaria [editar]

Poesía española (1982-1983) (1983)

La segunda generación poética de posguerra (1986)

Díptico pessoano (1990)

La poesía figurativa (1992)

Café con libros (1996)

Cómo tratar y maltratar a los poetas (1996)

Punto de mira (1997)

Biblioteca circulante (2000)

Poetas del siglo XXI (2002)

Fernando Pessoa, sociedad ilimitada (2002)

Antologías [editar]

Las voces y los ecos (1980)

La generación de los ochenta (1988)

El amor en poesía (1989)

Selección nacional, última poesía española (1995; 2ª ed. 1998)

Treinta años de poesía española (1996)

La generación del 99 (1999)

Diarios [editar]

Días de 1989 (1989; 2ª ed. 1999)

Colección de días (1993)

Dicho y hecho (1995)

Todo al día (1997)

Mentiras verdaderas (1999)

Fuego amigo (2000)

Dominio público (2003)

Leña al fuego (2004)

Aprendices de fantasma(1997)

Café Arcadia (2003)

A decir verdad (2006)

La vida misma (2007)

Traducciones [editar]

Fernando Pessoa, Estudio y antología (1983)

La biblioteca de Alejandría (1990)

Carmina Priapea (1984)

Trasluz (1987)

La tradición priápica. Antología de El Hermafrodita en Cuadernos de traducción e interpretación (1988)

Eugénio de Andrade, Poemas (1988)

Eugénio de Andrade, El deseo (1989)

Jorge de Sena, Antología (2003). En colaboración con otros traductores

Literatura infantil [editar]

La trama de Argel (1986).

Ediciones [editar]

Fernando Pessoa, Teoría poética (1985)

María Victoria Atencia, Antología poética (1990)

VV.AA., Poesía inglesa del siglo XX (1993)

Víctor Botas, Las rosas de Babilonia(1994)

Ramón de Campoamor, Poética (1995)

Juan Valera, Cartas a Estébanez Calderón (1996)

Dolores Medio, Celda común (1996)

Víctor Botas, El humo del Vesubio (1997)

Enrique Gómez Carrillo, La miseria de Madrid (1998)

Enrique Gómez Carrillo, En plena bohemia (1999)

Antonio Palomero, Mi bastón y otras cosas por el estilo (2001)

Urbano González Serrano, La literatura del día (2001)

VV.AA., Líneas urbanas (2002)

Ángel Gonzalez, La poesía y sus circunstancias (2005)

José Havel, Víctor Botas, con el lenguaje de la melancolía (2006)






ADOLESCENCIA

Ciudad anochecida

lluvia en mi corazón.

Borrosamente recuerdas,

donde soñaste ser feliz un día,

viejas sombras amigas,

tibios cuerpos apenas existentes

cuando a oscuras dejaban en tu cuerpo

semillas de desgana y de melancolía.

¿Y a dónde iré que no me sienta extraño?

De "Lección sobre la sombra" 1972


AL ACECHO

¿No oyes sus jadeos? Cada vez

yo los oigo más cerca: solo,

contigo, en medio del verano,

entre los gritos de la multitud,

junto al fuego, en invierno,

con un hermoso libro,

en el crujido de la nieve,

en el estruendo de la lluvia,

cuando enciendo las luces de mi casa,

cuando el mar, cuando llegas,

cuando alargo la mano

hacia los rojos frutos palpitantes.

Está ahí, al acecho,

alza la zarpa, espera.

Tú no la ves, sonríes,

sonrío yo también.

Déjame que te bese una vez más

antes de que su aliento nos alcance.

De "Material perecedero" 1998


DESPEDIDA

M Altolaguirre, Poesía, III, 1930

No me has querido y huyes por tus años

hacia un país en donde yo no existo,

pero cuánto me dejas al dejarme...

Otros verán tu vida deshacerse;

yo conservaré intacta la memoria

de una frágil belleza adolescente.

Pronto no has de ser tú, aunque no mueras;

aunque no vivas, vivirás en mí.

Siempre joven serás en mi recuerdo:

fíjate cuánto gano si te pierdo.

De "Treinta monedas" 1989


CALLES

Calles de una ciudad que desconozco

con poca gente y viento y lluvia gris.

Espero a quien no llega mientras altas

se encienden luces en ventanas solas

y una mujer pasea en una esquina.

Hay ojos que me miran un instante

y no saben leer palabras que no digo:

"Dame otro nombre, cambia mi destino".

De "Autorretrato de desconocido" 1979


CITA

Desde el fondo del sueño

una mano me tiendes.

Una mano cortada

que me acaricia y huye.

Yo la busco sin prisa

por libros y rincones.

Encuentro sólo labios,

andenes, cigarrillos,

niños que se despiden,

unas gotas de sangre.

Por el fondo del sueño

tú te alejas despacio.

Quiero gritar tu nombre,

pero no sé quién eres.

En la calle sin nadie,

al doblar una esquina,

te vuelves a mirarme

y soy yo quien me mira.

De "Lección sobre la sombra" 1972


CUMPLEAÑOS

Una mujer antigua

como la noche, en la noche dijo:

"Nadie te ha de salvar, nadie

escuchará tu grito. El viento

dispersará el rebaño de nubes y palabras,

la frágil fortaleza que con esfuerzo alzaste

en estos treinta años de tu vida.

Todavía no sabes lo que es quedarse solo,

definitivamente solo, quebrados los espejos,

olvidados los nombres con que llenaste el mundo.

La cárcel feliz de la costumbre,

tardes de lluvia en la ciudad ausente,

el muchacho imprevisto que recoge

el cetro que otro, anónimo, le entrega,

la música cautiva entre las páginas

de algunos raros libros, las calles

maternales... Qué poco

le pediste a la vida. Y ese poco

te ha de faltar un día. No lo has tenido nunca.

Sigues en una celda de castigo

donde no llega el sol, con los ojos

cerrados, perro que busca terco

una rendija entre los lisos muros,

ave que deja el arca y que no encuentra

árbol en que posarse, solitaria

mañana de diciembre...

Tú eres

la celda, eres el carcelero

de un criminal sin rostro

de un puñado de arena en las manos del sueño

De "El enigma de Eros" 1982


EL SECRETO

¿No habéis sentido nunca,

no en sueños, bien despiertos,

que el mundo se detiene,

que se escucha tan sólo,

agónica, distante,

una respiración;

que hay una lluvia inmóvil

y rayadas imágenes,

que el rostro de los niños

de pronto amarillea;

que la mujer que amas,

que el amigo que escuchas,

son de papel pintado,

garabatos antiguos;

que las flores no huelen,

sabe a ceniza el pan

y las palabras quedan

escritas en el aire

con una tinta clara

que al instante se borra?

Sólo un instante, sólo

algo visto y no visto:

el tiovivo del mundo

pronto gira de nuevo.

Y tú lo miras todo

con asombro y desgana.

Y sonríes, y olvidas

que estás en el secreto.

De "Al doblar la esquina" 2003


EL OTRO AMOR

Sí, los pasos que impacientes suenan

en otra habitación, cerca, muy cerca, ,

( calla un instante,

escucha,

escucha bien)

son los pasos de mi amor más cierto.

Desde muy niño

rondó a mi alrededor, perrillo triste.

Antes de tú llegar ya estaba ella,

antes de tú nacer me sonreía,

segura del final, consoladora.

¿Temes acaso que celosa llegue

a perturbar este rincón feliz,

a manchar con sus labios

los tuyos tan recientes,

a acariciar un sexo que se esconde

con dedos fríos y amarillos?

Sólo me quiere a mí, no te preocupes.

Yo sólo a ella la he querido,

aunque quiera quererte sólo a ti.

Si apoyo la cabeza

en tu hermosa llanura soleada,

es a ella a quien escucho,

no a tu corazón, que late sólo

(repítelo otra vez), sólo por mí.

Dentro de treinta años,

cuando tengas mi edad,

sabrás aquello que ahora ignoras

(mejor que no lo sepas nunca).

Vuelve ahora a gemir,

a sonreír, a ser amanecer y ser

acaso,

azar afortunado,

manzana en el edén,

arena inmensa, diminuto

mar, siempre recién nacido.

El amor era ella,

la que espera impaciente,

pero tú eres la vida.

Malgasta conmigo tan divino tesoro,

recobra el varonil vigor perdido.



3 comentarios:

  1. Hola cielo cuando puedas pasa por mi blog de Musica que tienes unos premios bien merecidos
    un beso de Luna

    ResponderEliminar
  2. Hola José Ramón, tu visita a mi blog me trajo a ti. Tienes un blog muy interesante que, le dedicaré tiempo a leer tus post antes de hacerte algún comentario.
    Gracias, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    Me han dado un premio llamado Symbelmine. Quería otorgártelo como muestra de admiración por lo bien que lo haces. Ésta fue la primera de tus webs que visité y me encantó.
    http://blogdelujo.blogspot.com/
    2009/03/premios.html (junta la dirección y lo verás en el navegador)

    No es necesario que lo sigas (te lo juro por Snoopy) ;) . Es más, comprendo que pueda ser un marrón ;).....pero es tuyo tuyo. Quería que supieras que cuando paso por tu casa disfruto y te lo agradezco.
    Un abrazote. ;)

    ResponderEliminar