Gracias por seguir este blog

BIENVENIDOS AL BLOG AULA DE PAZ

lunes, 29 de julio de 2013

MÚSICA DE NUESTRA VIDA: SEAL








Seal Henry Olusegun Olumide Adeola Samuel (n. Londres; 19 de febrero de 1963) es un músico, cantante y compositor británico. Entre sus mayores éxitos destaca la canción «Kiss from a Rose», banda sonora de la película Batman Forever, por la cual recibió tres premios Grammy en 1995.





Sus padres (de madre brasilera y padre nigeriano) llegaron a Inglaterra de Nigeria y se divorciaron siendo un niño. Al poco tiempo fue entregado en adopción a una familia blanca de Londres y vivió con ellos hasta los cuatro años cuando volvió a reunirse con su madre. A los seis años su padre biológico reclamó su paternidad y su derecho a criar al niño.

La infancia era una montaña rusa emocional que terminó de cuadrarse con lo que él describió el carácter “amargo” de su padre, “una persona que había perdido muchas oportunidad en la vida. Creo que me amaba, pero era incapaz de demostrármelo.” 







Seal se graduó de arquitecto aunque trabajó en una gran variedad de trabajos que iban desde ingeniería eléctrica hasta colocar anuncios para las prostitutas de Londres, lo que eventualmente le deparó un arresto. 

Luego de intentar armar su propia carrera musical en los bares de Londres, se unió a una banda llamada “Push” que tocaba música funk y que iba de gira a Japón. Esta unión fue más importante por una cuestión cultural, antes que para su estilo y formación musical. 

Estando en Asia se unió a un grupo de blues tailandés que le llevó a la India en donde dice tuvo “unas cuantas experiencias espirituales”. La felicidad que sintió allí disparó un sentimiento de calma y felicidad sobre su futuro y le llevó a dejar de esperar desesperadamente por un contrato con un sello grabador. En opinión de Seal, esa fue la razón por la que pronto obtuvo uno. 

De la misma manera llegó a convencerse que la cicatriz en forma de media luna que está bajo sus ojos fue una especie de señal del estrellato. “Llegué a deprimirme por mis cicatrices, como podrás entender”, recuerda. “Ahora me gustan mucho”. Las cicatrices, razonó, le servirían como una clase de insignia. A partir de ellas diseñó su apariencia de pies a cabeza, incluyendo su ropa de cuero y haciendo destacar sus casi dos metros de altura. 







Seal conoció al productor Trevor Horn, quien se había hecho millonario trabajando con “The Art of Noise”, “Frankie Goes to Hollywood” y “Yes” con su propio sello disquero ZTT. Horn pensó que Seal tenía una presencia algo atemorizante, además de que tenía la sensación de que Seal iba a querer cantar de todo, lo que le preocupaba sobremanera. Sin embargo, el joven artista le explicó a Horn que le gustaba el folk-rock de Crosby, Stills and Nash, aunque eso era algo refrescante el productor tenía miedo de contratar al cantante novato. 

En 1990 decidió tomar su destino en sus propias manos y eso le llevó a alcanzar el éxito rápidamente y a llamar la atención de todo el mundo, Horn incluido. Escribió una canción llamada “Killer” junto al tecladista Adamski, la mezcla de dance y rock junto al sentimiento del canto de Seal puso a la canción en la primera casilla de la lista pop del Reino Unido, desplazando a Madonna. 


 



Aun recuerda el escándalo que armó en un restaurante familiar cuando se dieron cuenta (junto con Adamski) que habían alcanzado el número uno. 

Seal no estaba preparado para lo que vino con el éxito. “Supongo que fui el epítome de la frase “éxito meteórico”, reflexionaba con ironía en una entrevista para la revista Q. “Mi tipo de éxito fue diferente porque logre colocar un sencillo con algo que no fue inmediatamente un éxito comercial en el sentido pop de la frase. Tome (mi canción) “Crazy” a muchas casas de discos antes de “Killer” y a pesar de que a todos les gustaba mucho, no la querían tocar. Pero si lográs un éxito con una canción de ese tipo, es como si hubieras atravesado algo que te da mucho más espacio.” 






Pronto ZTT estaba compitiendo con otras disqueras tratando de firmar a Seal. Horn logró contratarlo ofreciéndole libertad artística y, como dijo en una revista, “un montón de dinero”. 

Aunque inicialmente Seal trajo a muchos de sus amigos del ambiente dance a trabajar en la producción de su disco, eventualmente terminó entregando las riendas del trabajo a Horn. El productor notó que los amigos de Seal estaban interesados solamente en el estilo House de Chicago y eso le parecía un desperdicio considerando el talento del joven cantante.

El álbum resultante tuvo la base del dance-floor pero con el acompañamiento de guitarras acústicas y el énfasis, la melodía y la estructura de una canción en cada pieza.






La crítica recibió feliz el disco calificándolo de “original” y elogiando el híbrido entre el soul y el rock. En palabras de Seal las letras de las canciones eran “muy jóvenes e idealistas” derivado de su experiencia en Oriente. 




 




Seal era un fenómeno internacional gracias a “Killer” y “Crazy”, una mezcla de pop y funk que rápidamente fue adoptada por la televisión comercial. De la misma manera, Seal quedó envuelto en una nube de fama. “Vivís de una manera durante 26 años y de repente se produce un cambio dramático. Hace cinco años me enojaba si mi cheque de desempleado llegaba un día después. Después, lo único que se es que me enojo si mi limusina no aparece”. 

En una entrevista con Rolling Stone Seal comentaba que la experiencia resultó ser “el opuesto de lo que me imaginaba. Si sois una persona sensible, como yo, rápidamente te das cuenta que no todos tienen intenciones genuinas. Y sí, tienes más gente alrededor tuyo, muchísima más gente, pero tu espacio se vuelve más pequeño. La gente se te acerca constantemente en la calle y te trata como si fueras un extraterrestre” (...) “Pensé que la adoración reemplazaría la falta de atención que tuve de mi padre. Pensaba que el éxito y la fama traerían todo eso.” Sin embargo, me llevó “a un período en el que tuve muchísimos ataques de pánico.”
Junto con la ansiedad vinieron los reconocimientos, presentaciones en los Grammy y una grabación en un disco homenaje a Jimi Hendrix. 







Después de mudarse a Los Ángeles, Seal empezó a trabajar en su segundo disco que pretendía ser algo más elaborado que el primero. Steve Lillywhite (U2) fue escogido como el productor. Sin embargo, tuvo que llamar nuevamente a Horn para recuperar un disco que parecía no tener rumbo. El resultado fue una música más estilizada y menos marcada en el ritmo, además de un canto más íntimo y menos gritado. El primer sencillo fue “Prayer fot the Dying” un tema funk algo sobrio que llegó al Top Ten. En “Bring It On” el ex Zeppelin Jeff Beck tocó la guitarra y Joni Michael, su ídolo musical, cantó a dúo con Seal en “If I Could”. 

Aunque sus canciones son terapéuticas (en términos de su propia realidad) la explosión de fama derivada del nuevo disco de 1991 le llevó a confrontarse consigo mismo en torno a su fama y a su propia vida. 


 



Su regreso, hasta 1994, al estudio de grabación le dio tiempo de madurar y de llegar más tranquilo a las producciones. Probablemente, estaba listo para controlar el torrente de energía que significaba mezclar rock, soul, folk y dance en la base de su música y darle un sentido emocional. 

Antes de volver al estudio Seal sobrevivió a un vuelco espectacular de su coche (que quedó destruido.); a una doble neumonía y a un tiroteo. 







“Seal the Second” fue recibido favorablemente por la crítica. “El talento de este cantante neosoul británico fluye de su habilidad de transformar pistas dance en experiencias máginas”, escribió un crítico. Sin embargo, lo que hizo que el disco despegara no fue tanto lo que dijo la crítica como la atención que le dio la radio tradicional. 

Aunque el disco estuvo entre los 20 más vendidos y vendió un millón de copias, no fue sino hasta la salida de “Kiss From a Rose” en 1995 que el álbum realmente despegó y la canción se estacionó por doce semanas en el número uno de la lista de éxitos de adulto contemporáneo y 33 semanas más en la lista. Lo que hizo que la canción se catapultara fue su inclusión en la banda sonora de “Batman Forever”. 

En 1998 salió a la venta Human Being y en el 2003 “Seal IV”. El disco no tuvo mayor impacto en ventas. Sin embargo, sirvió para ponerlo de nuevo en la opinión pública de Estados Unidos.



 




En 2005 se casó con la modelo Heidi Klum con quien tuvo cuatro hijos.

El 12 de noviembre de 2007 salió a la venta el disco "System", un disco estilo dance, tratando de volver a sus raíces originales. En la pista "Wedding Day" Seal canta con su entonces esposa la modela Heidi Klum. "Amazing", su primer sencillo, fue nominado como "Mejor actuación vocal masculina".

En 2008, puso a la venta su sexto disco de estudio llamado "Soul" que contiene 11 clásicos del soul.

En 2012 se separó de su esposa.